viernes, agosto 31, 2007

Águila volando

El boliche, como el billar, es un juego sencillo; simplemente es cuestión de practicar los tiros, siempre serán los mismos pinos, siempre será el mismo canal, siempre será la misma bola... Como no hay contrincantes, todo el juego es predecible... Es por eso que los profesionales se dan el lujo de aprender cosas como ésto:



Ese fue Chris Barnes, un jugador de boliche profesional que es tan bueno que se da el lujo de ayudar a su oponente.

Pero aquí Zack Gort se la rifó en serio:

2 comentarios:

lupismore dijo...

Cuantas horas pasaran estos tipos en las lineas de boliche para hacer esto...? supongo que la practica hace al maestro... jijijiji

Silvia Yasiel dijo...

madafaka, no friegues, mis respetos para esos tipos, ahi etsa la muestra de que cuando algo realmente te interesa, le pones mucho mas que el 100% de empeño